“¡Adiós!, ¡Adiós!, ¡Adiós!” (El “¡Adiós!” moyano)

  • Septenario  •   5 de Septiembre de 2012

Finalizado el LIV Septenario, queda flotando sobre la encrespada Moya una explosión profunda de fe y de esperanza, al mismo tiempo que un gemido de dolor, de gratitud y de amor, que formulamos todos con la palabra ¡Adiós!. Pero en nuestro caso, más que una triple despedida, sin más, es la expresión, a su vez, de un firme deseo y de una evocadora esperanza: ¡Adiós!¡Adiós! ¡Adiós!. Este es el gran significado del “¡Adiós!” moyano: Despedida, deseo y esperanza.

El proceso festivo, que finaliza al amanecer del día 26 de septiembre, se inicia con un tierno y desgarrador “¡Adiós Reina del Cielo!”, al mismo tiempo que la venerada imagen de Tejeda va saliendo de su efímero templo, atravesando el abarrotado, casi infranqueable, pórtico e iniciando su peregrinaje de vuelta hacia el Santuario trinitario de Garaballa. Mañana fresca, no importa, coronada de copiosa niebla como halo de alta espiritualidad, acompaña la devota romería hacia su meta final.

Descargar la revista en PDF

Web patrocinada por:

Castilla-La Mancha
Turismo de Castilla-La Mancha
Fondos FEDER
2018-08-08T18:07:01+00:00